Panamá, jueves 16 de septiembre de 2010

Kemy Loo Pinzón
kloo@prensa.com

La desigualdad existente entre las áreas rurales y urbanas, especialmente en las zonas indígenas, es el principal obstáculo que enfrenta Panamá para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), dijo ayer la viceministra de Desarrollo Social, Susy de Varela.

“Hay que trabajar para que esta población alcance ingresos fijos que permitan mejorar sus condiciones de vida”, explicó la funcionaria.

El reto se hace especialmente difícil por la dispersión de la población indígena en áreas remotas del país, la falta de acceso al agua potable, a la luz eléctrica y a la atención médica, así como la falta de educación formal y de compromiso de la sociedad civil para hacer cumplir las políticas sociales.

De Varela informó que para corregir estas fallas se creará el “Consejo Asesor de la Infancia”, que desarrollará un plan nacional de cumplimiento de los ODM.

La próxima semana, una delegación panameña encabezada por el presidente, Ricardo Martinelli, participará en una reunión de la Organización de las Naciones Unidas en la que se analizarán los avances de los países en la consecución de los ODM.